domingo, 9 de agosto de 2009

(48)

La noche en el sillon se sucedia, con una copa de oporto en una mano y con la otra aquellos puritos habanos. Luis era un hombre excentrico, algo anticuado a la época que le habia tocado vivir, algo borde y antisocial. No era la mejor compañia para una noche de invierno... ¿ o si ?

Su retina captaba formas y colores, pero su mente aquella noche no estaba en aquella habitación. Estaba a un par de manzanas. Hoy habia amado por primera vez en toda su vida y ya la habia perdido.

No hay comentarios: