viernes, 4 de septiembre de 2009

(54) La locura abunda

Decimos que estamos cuerdos.
Pero yo vivo en un mundo de locos,
de miserias...
de mierda empapelada de color rosa.
Todos sonreímos, todos seguimos.
Pero poco a poco nos volvemos locos
con las locuras ajenas.

La locura abunda en estas calles, todas esas escasas almas liberadas del mundo pero encerradas en el, vagan confundidas y felices, sucias e inocentes, al fin y al cabo locos verdaderos; pero todos los rechazan, la iglesia, la justicia, los trabajadores... " los normales".

1 comentario:

Ed. Expunctor dijo...

Un gran porcentaje de personas están realmente locas. Creen en seres supremos que les van a salvar de la vida, de sus miserias, de sus desgracias: ¡después de la vida esperan la vida!

Pero son mayoría y se autodefinen como 'normales', 'cuerdos', así que los que no creen en los seres mágicos y fantásticos que viven ¿en el cielo? (¡en sus mentes!) son tachados de locos.

Por eso estos 'locos' ven la realidad tal y como es, y se ríen de aquéllos, aunque también les dan un poco de pena, pero qué coño... A vivirla, la vida, que luego viene la muerte y ya.