martes, 5 de octubre de 2010

(85)


Parece que estoy sentada en la playa,
de noche y sola.
Escudriñando mi pensamiento y en constante agonía.
El mar se me aproxime y me envuelve entre sus olas,
para limpiar mi pensamiento y a mi alma otra vez sola.
Entre dudas yo me envuelvo, yo me baño, yo me mezo.
Entre las dudas, no me encuentro,
ni te encuentro a ti a mi lado.

Entre las dudas, soy como un barco, sin vela, sin brújula y patrón.

1 comentario:

Ed. Expunctor dijo...

Las dudas son como las moscas: revolotean, si las dejas, constantemente a tu alrededor.

Hay mecanismos de eficacia probada: cruz verde contra las incertidumbres. Aniquilar y enterrar. Y que en paz descansen...