lunes, 11 de octubre de 2010

(86)

Midiendo mis palabras, con escuadra y cartabón.
Para lograr que sean precisas y sin ninguna equivocación.
Deseándote, queriéndote desde siempre he estado.
¿Que pedir sino que te des cuenta?
¿Que añorar, sino tu amor?
Pero lo nuestro tuvo un comienzo y el final ya sucedió.

No hay comentarios: