sábado, 11 de febrero de 2017

(234) Corazón en custodia

Después de mi última derrota he tomado fuertes medidas de seguridad: 

Mi corazón está fuertemente protegido en un búnker, con un ejercito de soldados armados protegiéndolo. 

Te he dado todos los avisos y todas las alertas posibles, dispararé a quien intente sacar a mi corazón de donde está. 

Debo protegerlo ante otra decepción, debo pensar en mi. 

1 comentario:

Emilio Arce dijo...

Escondido en el fondo del mar, en un baúl con un candado que sólo abre una llave de hielo (que ya se ha derretido)... Y, posiblemente, habrá algún Houdini capaz de de encontrarlo, amarlo y romperlo otra vez.